Agenda oculta: Nathalie Verbeken

Nathalie

¿Por qué elegiste la fotografía? ¿Tiene alguna relación con la música? 

«La fotografía es una pasión que me cautivó a los veinte y tantos años, a diferencia de la música, que fue mi primer amor. Pero yo siento que son dos pasiones inseparablemente conectadas. La mayoría de las veces que hago fotos o edito imágenes, me encontrarás totalmente inmersa en la música. Es una fuente inagotable de inspiración, soy absoluta y felizmente adicta a ella. Es mi oxígeno». 

¿Qué temas te gustan dentro de la fotografía? 

«Mis géneros favoritos son el macro, los retratos callejeros y espontáneos, los paisajes y las impresiones ambientales. Pero también disfruto fotografiando arquitectura abstracta con un toque de ritmo urbano». 

Nos han dicho que tienes una conexión especial con Rusia. ¿De dónde viene? 

«Descubrí la lengua rusa durante un viaje de estudios, al ver las señales de tráfico en la parte oriental de Berlín con el alfabeto cirílico. Fue algo que me intrigó desde el minuto uno. Y me entraron ganas de conocerla mejor. En aquella época solía tocar música de compositores rusos, así que entender su idioma y conocer la cultura rusa le daba un toque especial y más interés a la actividad. Vivir, trabajar y viajar por Bielorrusia y Rusia fue una gran experiencia; conocí a mucha gente maravillosa». 

¿Y si... Sofico pusiera un piano en la oficina? 

«Si me encontrara un piano en la oficina, sería una ‘soficana’ realmente feliz y tocaría con mucho gusto algunas canciones. Debussy, Bach, Ravel, Satie, Chopin, Mendelssohn, Rachmaninov, Shostakovich... ¿o quizás algo de jazz?» 


Una música en Sofico. ¿Cómo es posible? 

«¿Cómo termina una fanática de los idiomas y la música en Sofico? Es una buena pregunta. Siempre me ha gustado la informática y las soluciones para los vehículos, así que decidí tirarme a la piscina. Si a eso le añadimos un poco de gusto por los idiomas y una pizca de música, ¡tenemos listo un gran cóctel Sofico!» 

Si pudieras hacerte una pregunta, ¿cuál sería? 

«Si pudiera hacerme una pregunta... ¿Qué haría si tuviera superhabilidades soficanas? Teletransportaría a todos mis compañeros y a mí misma a un tiempo y un espacio sin coronavirus en el que pudiéramos juntarnos y ponernos al día. Y, por supuesto, disfrutar de buena música en directo». ? 

Etiquetas


Share this story  —   Facebook     Twitter     LinkedIn     Xing

Más vida en Sofico