Agenda oculta: Niels Joosten

WhatsApp Image 2021-01-07 at 18

Nuestros compañeros son mucho más de lo que se ve a simple vista. Si bien merece la pena decirlo, es fácil que pase desapercibido. 
Todas las semanas compartimos el talento, la afición o el fetiche oculto de un compañero. 

«Quien haya estado en una reunión conmigo (antes del coronavirus), sin duda me habrá visto dibujando bocetos en un bloc de notas, por muy aburrida o interesante que haya sido esa reunión: Dibujar y pintar es un elemento inherente de mi personalidad». 

«Lo hago desde los 5 años, edad a la que me admitieron en el conservatorio de arte de mi localidad, donde te enseñan las teorías básicas del color y aprendes a dibujar un conejo de peluche de la forma más realista posible. No tuve tanto éxito en el fútbol, así que me quedé con los lápices y los pinceles y, desde entonces, aquí sigo». 

Silencio 

«Tras un periodo de 10 años de silencio (sin dibujar nada), por casualidad empecé a hacer bocetos al azar en un avión, durante un viaje de negocios que hice en el 2013. Primero, en un bloc de notas de Sofico y después en un cuaderno de bocetos, y así retomé el dibujo en mi tiempo libre». 

Poco a poco, a lo largo de los últimos años, fui recuperándolo todo: «Retomé las técnicas y el estilo de dibujo que había dejado hacía tantos años. Gracias a un amigo de Gante, conseguí hacer una pequeña exposición en una tienda, allá por el 2016, y pinté gouaches para mi página de Facebook, para compartirlos con amigos de todo el mundo». 

WhatsApp Image 2021-01-07 at 18

WhatsApp Image 2021-01-07 at 18

Coronavirus 

Irónicamente, la crisis del coronavirus del 2020 le dio un impulso a todo ello. «Una noche sentí ganas de pintar con un estilo más sofisticado que el que tenía hasta entonces, y después de comprarme un caballete descubrí que la mesa de trabajo de mi casa-oficina que utilizaba durante el día se podía transformar fácilmente en un taller por la noche y viceversa a la mañana siguiente. También cambié el papel por el lienzo y la acuarela por los óleos y los acrílicos. Ambos son totalmente diferentes entre sí... ¡y yo era bastante novato en todo ello! Fue un descubrimiento muy emocionante». 

«Yo creo que nunca dejamos de aprender en la vida. Para familiarizarme con los óleos y los acrílicos, pinté mucho a lo largo del 2020. Lo malo de una afición creativa es que nunca se acaba. No dejas de crear, y tienen que pasar unos meses para poder echar la vista atrás y destruir lo que no te gusta, rehacer lo que crees que se puede mejorar o, simplemente, disfrutar de lo que has creado. Ahora mismo estoy trabajando en una amplia serie de retratos de amigos míos, y también pinto algún paisaje de vez en cuando. Hace poco que me he mudado y es una oportunidad perfecta para pintar la decoración que voy a colocar en casa». 

«Aunque la crisis del coronavirus me dio un impulso artístico para pintar en el 2020, después de todos estos meses de confinamiento ese impulso se apagó un poco. Mi inspiración para contar ‘grandes historias’ sin caer en el cliché. Espero que esos estímulos se renueven pronto cuando la vida vuelva a la normalidad». 

Más obras: www.nielsjoosten.be 

Etiquetas


Share this story  —   Facebook     Twitter     LinkedIn     Xing

Más vida en Sofico