Maridaje de Pieter

1. Hola Pieter, ¿puedes presentarte brevemente? ​​​​​​​

Bien, he estado en Sofico desde enero de 2007. La mayor parte de estos 14 años los pasé como documentalista/formador antes de hacer el cambio a la consultoría empresarial (hace unos 5 años). Tengo conocimientos en idiomas (inglés/alemán), lo que explica en cierto modo mi participación en un proyecto de cliente alemán. 

2. Todos en la oficina de Bélgica te conocen como siendo un ávido amante del vino. Pero también llevas mucho tiempo tocando el piano. ¿De dónde proviene este amor? ​​​​​​​

De seguro es algo familiar. Mi abuelo fue un músico profesional, así como su hija (mi tía) y mi hermano. En otras palabras, no ir a la escuela de música a los 8 años no era una opción en absoluto en nuestra familia. Pero afortunadamente, tenía mucho interés en aprender a tocar un instrumento, por eso decidí a favor del piano (el verdadero motivo - sin broma - me gustaba la profesora de piano mucho más que la profesora de violín). Y así fue como todo empezó. 

Terminé la escuela de música a los 18 años, después de algunos años de piano muy exitosos y otros menos exitosos (pubertad, ya sabéis), entonces dejé de tocar por mucho tiempo, experimenté con la trompeta durante algunos años.… hasta hace tres años, cuando ‘redescubrí’ mi pasión por el instrumento. Probablemente, algún tipo de crisis de mediana edad ... (risas) 

Actualmente estoy trabajando (léase «sufriendo») en los primeros tres nocturnos de Chopin.

Pieter

3. Brahms, Chopin, ... ¿qué repertorio se esconde en tus dedos? ​​​​​​​

«Yo diría que «el repertorio de piano bastante tradicional/clásico», o sea, bastantes piezas de «grandes compositores de piano» como Bach (obligatorio en cada examen), Beethoven, Brahms, Chopin, Debussy, Mozart, Beethoven, Schubert, Schumann… y por supuesto – inevitable en el momento – muchos estudios de Carl Czerny. Más específicamente, actualmente estoy trabajando (léase «sufriendo») en los primeros tres nocturnos de Chopin. Aunque nunca he tocado jazz - es una forma totalmente diferente de tocar - definitivamente me gustaría probarlo algún día." 

4. El vino y la música muchas veces suelen ser un buen matrimonio. Sin embargo, tocar y beber al mismo tiempo ... ​​​​​​​

"Tocar y beber es en efecto complicado, mas no imposible (pero tocar después de haber bebido bastante es probablemente peor). Pero incluso hacer otras cosas cuando estas tocando es difícil: Siento «celos» de las personas que pueden cantar y tocar al mismo tiempo (no es que yo siquiera lo intente), ni siquiera puedo hablar mientras toco. Así que, tendré que omitir ese e inmediatamente pasar a «beber mientras escucho»." 

En realidad, la respuesta es simples: todo buen vino que no requiera alimento para florecer servirá, el sabor depende del momento. Si me preguntáis ahora mismo, yo diría que un Barsac o Sauternes («vino de postre» blanco dulce) excepcional y equilibrado. 

Chopin – Simplemente, la esencia misma de la música lírica de piano con un estilo muy «reconocible»" y una belleza absoluta.

Pieter

5. Danos tus cinco vinos y compositores favoritos. ¿Puedes decirnos por qué? ​​​​​​​

Compositores: ¡preguntadme diez veces, y os diré diez respuestas totalmente diferentes! Pero intentémoslo (más sinceras disculpas a muchos otros compositores):

  1. Ludwig van Beethoven - Dejémoslo así: probablemente no hay una sola obra de Beethoven que no me guste mucho. 

  2. Chopin – Simplemente, la esencia misma de la música lírica de piano con un estilo muy «reconocible» y una belleza absoluta. 

  3. Mahler - Principalmente por sus vastas sinfonías orquestales en las que a menudo hay demasiadas cosas, pero eso me gusta mucho de vez en cuando. 

  4. Ravel: fantástico (pero muy difícil) repertorio para piano, mucho más que su famoso «Bolero». 

  5. Prokofiev: compositor muy polifacético (piano/música sinfónica/ópera), me gusta el estilo, el humor y el sarcasmo de su música, difícil, pero «divertida» de tocar. 

Vinos: ¡esto es aún más difícil! 

  1. El único vino que he clasificado con 19 de 20 durante una degustación en un club de vinos fue el Sauternes château d’Yquem 1997 (blanco dulce): sabores extremadamente largos y ricos, enormes, pero a la vez perfectamente equilibrados por su acidez. ¡Un vino sorprendente! 

  2. Di «Alemania» y no responderé «Volkswagen» si no «Riesling». Acudir a un cliente en Braunschweig casi siempre resultaba en facturas de vino considerables. El Wegeler Jesuitengarten GG 2015 (blanco seco) es un hermoso ejemplo de Riesling: era demasiado joven cuando abrí la primera botella, pero ya era un verdadero placer beber (a un precio razonable). 

  3. Los vinos costosos ciertamente no son siempre los mejores, pero… el Château Lafite Rothschild 1983 tiene un lugar muy especial en mi memoria de vinos: Compré una única botella de un peluquero popular (en E-Bay), después lo bebí con 20 años de edad (el vino) con mi mejor amigo, extremamente refinado, un perfecto ejemplar de lo que un buen Bordeaux debería ser. Lamentablemente, su - ya ridículo - precio se ha triplicado en la última década. 

  4. En 2012, cuando estaba en Sídney para un curso de capacitación de Miles, mi ex colega Adrian Hill me llevó a Hunter Valley, donde visitamos uno de sus dominios favoritos: Brokenwood. Porque era «un europeo muy lejos de casa», la casa nos ofreció - de la nada y para asombro de Adrian - una copa de su vino de insignia: Graveyard (tinto). Sabía mucho mejor que su nombre y, por supuesto, toda la experiencia no tenía precio. 

  5. Terminemos con un italiano: «Poema» (tinto). Este Montepulciano d´Abruzzo (producido por Jasci) tiene una relación calidad/precio impresionante.

El único vino que he clasificado con 19 de 20 durante una degustación en un club de vinos fue el Sauternes château d’Yquem 1997.

Pieter

6. ¿Te gustaría tocar para tus colegas en la oficina, una vez que sea permitido de nuevo? ​​​​​​​

Definitivamente no soy un gran intérprete esperando subir a cualquier escenario cuando surge la ocasión, pero si existiera un piano acústico razonablemente decente, lo intentaría. En cuanto a las «cosas eléctricas», probablemente pasaría con una gran sonrisa, ya que realmente no me gusta tocar esos pianos. 

7. Publicaremos un concierto como vídeo de YouTube abajo. ¿Cuál sería? ¿Y por quién? ​​​​​​​​​​​​​​

No podría decidir en lo absoluto, así que finalmente decidí mantenerlo «simple»: Chopin, un vals, por el pianista estrella Evgeny Kissin. 

Etiquetas


Share this story  —   Facebook     Twitter     LinkedIn     Xing

Más vida en Sofico